¿Quién es Muntazer al Zaidi y porqué le tiró los zapatos a Bush?

Una respuesta

  1. bebeeee

    Muntazer al Zaidi (en árabe: منتظر الزيدي) (nombres alternativos en vocablos occidentales: Muthathar, Muntadar, o Muthathi – al Zaidi o al Zeidi) (Nasiriya, Irak, 1979) es un periodista iraquí.

    El día 14 de diciembre de 2008, en una conferencia de prensa conjunta del Primer Ministro de Irak Nuri al-Maliki y del Presidente de los Estados Unidos, capturó la atención mundial al lanzar sus zapatos, uno tras otro, al presidente saliente de Estados Unidos George W. Bush. Al lanzarle el primer zapato, Zaidi insultó al presidente de Estados Unidos diciéndole “este es el beso de despedida del pueblo iraquí, perro” y enseguida le lanzó el segundo zapato diciendo “esto es por las viudas y por los huérfanos y por todos los asesinados en Irak”.

    Tanto el acto de arrojarle los zapatos como el insulto de “perro” son considerados ofensas graves en el mundo árabe.

    Inmediatamente después, al Zaidi fue aprehendido violentamente y permaneció detenido hasta el 15 de septiembre de 2009. Su familia denunció en repetidas ocasiones que había sufrido maltratos en custodia, lo cual fue negado inicialmente por las autoridades iraquíes, pero aceptado finalmente por un juez, aunque minimizando el alcance de las lesiones.

    El apoyo internacional al “periodista del zapatazo” se hizo sentir fuerte, realizándose manifestaciones en muchas partes del mundo. Para muchos, el gesto de al Zaidi “expresa el sentimiento de rechazo” a la política sostenida por la administración Bush.

    Dentro de Iraq, además de manifestaciones públicas, se producen discusiones en el parlamento y arrestos en el Ministerio del Interior bajo rumores de un intento de golpe de estado, al tiempo que miembros de facciones rivales se unen pidiendo la libertad de Muntazer al Zaidi.

    Los abogados de al Zaidi presentron una apelación a los cargos de “ataque a un oficial extranjero”, emitidos por el gobierno, alegando que “el acto de Zaidi se enmarca en la libertad de expresión”. “Al Zaidi expresó simplemente su rechazo a la ocupación y la política de represión contra los iraquíes”, declaró su abogado, quien basa su argumento en el Derecho Internacional.

    Durante el breve juicio, Al-Zaidi le dijo a la corte: “mientras él [Bush] hablaba, yo repasaba sus logros en mi mente. Más de un millón asesinados, la destrucción y humillación de las mezquitas, violaciones contra mujeres iraquíes, ataques contra los iraquíes cada día y cada hora. Todo un pueblo está entristecido por su política, mientras que él hablaba con una sonrisa en su cara y, bromeando con el primer ministro, le decía que iría a cenar con él después de la conferencia de prensa” … “Así es que reaccioné a este sentimiento tirándole mis zapatos. No pude detener esta reacción dentro de mí… fue espontánea”.

    Juicio

    El juicio, previsto para el día 31 de diciembre de 2008, fue aplazado mientras la Corte toma una decisión sobre la apelación interpuesta.

    El juicio comenzó el 19 de febrero de 2009, y en él, Al Zaidi rehusó disculparse. El 12 de marzo de 2009 se reabre el juicio, tras un receso de 3 semanas. Al Zaidi se declaró nuevamente inocente, y fue condenado aquel mismo día a tres años de prisión.

    La Primera Corte de Apelaciones de Iraq redujo la condena de tres a un año el 7 de abril del 2009. Los cargos fueron reducidos de “asalto a un jefe de estado” a “insulto a un líder extranjero”. Este último cargo, conlleva una pena de doce meses. Según la ley iraquí, se cumplen nueve meses de prisión por cada año, por lo que Muntaner Al Zaidi salió libre el 14 de septiembre de 2009. Denunció entonces torturas que fueron negadas por el gobierno irakí.

    Liberación y declaraciones

    El 15 de septiembre de 2009 fue puesto en libertad, pero según sus declaraciones, dijo que los agentes de seguridad de George Bush lo golpearon, mantuvieron su cabeza bajo el agua simulando que lo ahogaban y lo abandonaron al frío nocturno y a la intemperie durante las 24 horas posteriores a su arresto en diciembre. “Al mismo tiempo que el primer ministro iraquí (Nuri al Maliki) decía que no dormiría hasta que cerciorarse de que yo estaba seguro, a mí me torturaban de todo tipo de maneras”, dijo Al Saidi. “Exijo una disculpa de Al Maliki por ocultar la verdad sobre mi tortura”, añadió. La televisión iraquí Al Bagdadiya, para la que trabaja, organizó una celebración masiva con música tradicional y flores para darle la bienvenida.

    “Soy un nacionalista y no pude soportar que se le hiciera daño a mi país”, añadió. “La ocupación nos dividió e hizo nuestros hogares lugares constantes de luto. Nuestras calles y parques se convirtieron en tumbas. Ésa fue mi única respuesta a un asesino que llega tras años de asesinatos y humillaciones a exaltar la victoria y la democracia. Esa fue la respuesta adecuada cuando todos los estándares habían sido violados”, dijo el periodista.

    Su salida de prisión estaba prevista el 14 de septiembre, tras cumplir nueve meses de condena, pero la burocracia lo retrasó.

    Wikipedia

Dejar una respuesta